Cinco años atrás, “con la que está cayendo” ¿A quién se le ocurriría crear una empresa? Nautta lo hicimos. Despertamos nuestra andadura en un contexto histórico que pedía, y pide aún a día de hoy, que tal y como van las cosas lo preferible como profesional es mantenerse de asalariado sea cual sea la remuneración, aspirar a un puesto de funcionario público o cobrar un subsidio mientras vas apañando tus cosillas en negro. Nautta somos María y Salvador, esos que se atrevieron a desafiar las leyes de la lógica en un país al rescate. Lo hicimos sin un euro de inversión, sin Capital Risc, sin partners, sin agenda de teléfonos, sin conocimiento previo de lo que se debe hacer para tirar adelante un proyecto vital y profesional. Claro, a lo largo de estos cinco años de trayectoria hemos aprendido mucho, muchísimo. Desde cómo facturar el precio/hora hasta con quien debes o no debes contar como colaborador habitual.
Ensayo/error-ensayo/error.

Nautta somos un ejemplo más, simplemente uno más. Constatamos que en este país se puede hacer empresa si te lo propones, si eres trabajador, si sabes aprender de tus errores y tienes la audacia suficiente para saber moldear con cierto ingenio tu core-business puedes llegar a cumplir tus propósitos. Nosotros lo hemos hecho con una receta muy simple: Nautta se funda bajos los valores de honestidad y transparencia.

Decenas de webs, cientos de clientes, miles de horas de docencia. En nuestro quinto aniversario podemos decirlo sin rubor “no podemos quejarnos”. Cuando miramos hacia delante vemos un horizonte muy bien dibujado, vamos bien. Brindamos por quinta vez, y al levantar la copa nos viene la imagen de un compañero de viaje profesional y personal que nos dejó súbitamente, se fue de golpe una persona fascinante con un proyecto sin rival. Te recordamos, Andrés.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail