Hace tiempo que me encuentro con amigos profesionales, clientes de pequeñas empresas o asistentes a alguna de nuestras formaciones en Marketing Online, que tienen enormes dudas sobre por dónde empezar para tener una página Web de su negocio.

A estas alturas nadie discute que tener una Web es necesario aunque sólo sea como tarjeta de presentación online. Pero a la hora de lanzarse, cuando ya comenzamos la aventura de crear una Web, ¿Por dónde empezamos? ¿A quien contrato? ¿Qué precio tendrá? ¿Cuándo tardará en estar lista? ¿Qué tecnología es recomendable?

 
 
 
Tenemos que preguntarnos por las funcionalidades que necesitamos que tenga la página Web. Esto determinará en gran medida el coste de la Web. Algunas de las preguntas por las que podemos empezar son:

[list style=”style4″]
  • ¿Será una Web con poco contenido y estático? (por ejemplo con una sección de “quienes somos”, “nuestros servicios” y “contacto”)
  • ¿Tendrá blog?
  • ¿Tendrá una sección de acceso privado para clientes?
  • ¿Necesito poder vender productos o servicios online?
  • ¿Necesito que los usuarios puedan subir o descargar algún tipo de fichero?
[/list]

Estas son algunas de las preguntas que necesitarás responder antes de contactar con un posible desarrollador.

 
 
Esto va a depender de cuantas capacidades y/o compentencias puedas aportar tú.

[list style=”style4″]
  • ¿Tienes la imagen de marca ya definida? ¿Logo? ¿Tipografía? ¿Colores? Si no, necesitarás de la ayuda de un diseñador gráfico.
  • ¿Tienes clara la estructura de contenido de la Web? ¿Sabes qué información priorizar en la página de inicio? Si no, necesitarás a expertos en contenido y usabilidad, bien del mundo del marketing o bien documentalistas, que sean capaces de ordenar la información para que sea más USABLE. Al final, se trata de máximizar el impacto que tenemos en potenciales clientes que visitan nuestra Web y de garantizar que reciben los mensajes más relevantes primero.
  • ¿Necesitas que alguien te redacte los textos de la Web? Si es así deberás buscar a un copy que te ayude en la redacción de los textos y mensajes de venta adaptándolos a tono de comunicación propio de tu público objetivo y utilizando las palabras que son más adecuadas para posicionar bien en Google.
  • ¿Sabes programar una Web? Si no, necesitarás a un programador que lleve tus diseños a la Web.
[/list]

Siempre es recomendable pedir diferentes presupuestos y aclarar qué partes de todas las que he comentado aquí, estarán incluidas en el precio. Además resulta imprescindible hoy en día que cualquiera de las empresas o programadores sepan hacer una Web preparada para el SEO, es decir, para estar bien posicionada en Google. No será raro, pues, que al final se recurra a equipos o mini equipos multi-disciplinares que te puedan cubrir todas tus necesidades.

Y por último, la típica propuesta de

“tengo un sobrino que sabe algo de HTML y me puede hacer la Web”

NO ES RECOMENDABLE!!!!!

No conozco ningún cliente con webs programadas por amigos, cuya historia haya acabado bien. Mejor contrata a un profesional, aunque en algunos casos debas pedir varios presupuestos hasta dar con aquel que te dé confianza.

 
 
 
Aquí tenemos múltiples opciones, pero para pequeñas empresas puedo resumirlas en dos, que explico a continuación.

[list style=”style4″]
  • Desarrollo programación desde cero.(Con HTML, css y alguna otra tecnología php, jQuery, etc.)Ventajas: Más adaptable a tus necesidades.
    Desventajas: Más caro, más lento y dependencia total del programador o empresa que haya desarrollado la Web para cambiar el contenido o hacer futuros cambios en la Web.Yo casi nunca recomiendo esta opción para pequeñas empresa porque además de ser más caro, nos obliga a depender de una única persona o empresa. Y lamentablemente ni las personas ni las empresas son eternas. Así que en algún momento nos encontraremos con una Web que no puede cambiar nadie, porque para un informático cambiar una Web que no ha programado él es tal inversión de horas que no le merece la pena aceptar el encargo.
  • Desarrollo a partir de un CMS gratuito.
    Hoy en día hay disponibles para los programadores programas que instalados en los servidores nos permiten tener una Web montada y configurada en muy breve espacio de tiempo. A estos programas se les llama CMS (Content Management System) o Sistemas de Gestión de Contenido. Además el diseño de las webs con estos sistemas puede cambiarse fácilmente con el uso de plantillas o bien con el programador tocando el código. Pero vaya, que no se parecen unas a otras. Algunos CMS muy usados para páginas corporativas son: WordPress, Joomla y Drupal(este último más potente que los dos primeros).Si lo que queremos es una tienda online o e-commerce, hay CMS especialmente diseñados para esto: Prestashop, Magento, Opencart, etc.También hay CMS para montar un aula global al estilo de lo que tienen algunas universidades o centros de formación a distancia: Moodle, eFront, etc.En este enlace podéis mirar e incluso probar muchos de estos CMS:
    http://www.opensourcecms.com/Por último me gustaría añadir que hoy en día los CMS no tienen prácticamente desventajas para una empresa pequeña. Son todo ventajas:-       Te permiten la modificación de contenido sin necesitar al programador para ello.-       Permiten crear la Web muy rápido.

    –       Permiten cambiar el “look” de la Web si tener que introducir de nuevo el contenido.

    –       Es más económico que la programación desde cero.

    –       Te independizan del programador, puesto que siempre se podrá encontrar a un informático que sepa del CMS con el que tienes programada la Web.

[/list]  
 
Este es un asunto peliagudo, pero me voy a atrever a dar estimaciones orientativas. Empiezo diciendo que dependerá de lo que necesites. No costará lo mismo una Web sencilla con 3 pestañas estáticas (es decir, que no cambie el contenido) que una tienda online. Además, no será lo mismo si necesitas que te hagan un logo o te redacten el contenido, o bien necesitas que te orienten en cómo estructurar la información en la Web.
Una Web sencilla, con contenido estático (pocas pestañas y contenido que no va a ir variando cada día), puede costar entre 500 y 1000€. Pero en cuanto necesitas asesoramiento, ayuda con el diseño o redacción, más bien estaríamos en la franja de los 1000-1500€.

Para una tienda online yo no he visto presupuestos de menos de 1500-2000€. Y eso, en la versión más simplista de tienda. Si la tienda tiene muchas funcionalidades, sobre todo a nivel de qué puede hacer el cliente registrado, los precios se disparan a los varios miles de euros.

Así que en definitiva, no te canses de pedir presupuestos. Aclara con cada uno de tus potenciales proveedores qué servicios van a estar incluidos y así podrás comparar con más criterio.

¿Qué podemos decir del precio del mantenimiento?

Por supuesto, el dominio y el hosting siempre serán necesarios. Hoy en día en 1and1 hay ofertas para webs sencillas de alrededor de 40€/año. Pero si la Web no es sencilla, es un e-commerce o alguna otra cosa más complicada, el precio del hosting puede significar entre 6 y 20€/mes.

Para calcular el coste del mantenimiento podemos considerar que las Webs más sencillas podrían vivir con un mantenimiento casi nulo, porque no hay cambios que realizar y porque ni suelen estropearse, ni es algo demasiado crítico si se estropean.

Aun así, siempre es bueno pactar con el programador cuanto costarán los cambios (precio/hora), porque antes o después lo necesitaremos. O si te quedas más tranquilo, tener una mínima cuota de mantenimiento que te garantice su disponibilidad en caso de necesidad.

Para webs más complejas, como una tienda online, el contratar un mantenimiento se hace absolutamente imprescindible. Esta cuota dependerá del número de horas de dedicación de los programadores. Puede que necesites que suban ellos los nuevos productos de un e-commerce o bien que esto lo haces tú internamente. La hora de dedicación en el mantenimiento de webs más complejas varía desde los 30 a los 60€/hora.

 

 
 

Este punto es quizá el que menos debería preocuparte. Las webs sencillas, desde que el diseño y el contenido están claros, puede realizarse en 3 ó 4 días. Y las webs más complejas (e-commerce, etc.) necesitarán de un mínimo de 6 a 8 semanas.

El problema más habitual (que más retrasa) en la realización de las páginas webs suele ser la aportación de contenido y estructura por parte del cliente, es decir, tú. No el desarrollo tecnológico.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail