Es muy habitual recurrir a la familia y/o conocidos cuando tenemos la necesidad de realizar una página web. Aquí exponemos 10 razones por las que pensamos que un familiar o amigo no profesional no son una buena alternativa. Cuando decimos primo, en realidad nos referimos a cuñad@s, hij@s, prim@s, etc.

1) Tu primo no sabrá necesariamente cual es la mejor manera de presentar y estructurar la información en tu web. Probablemente sí hará lo que le pidas, pero entonces tú serás el que tenga que aportar toda la información y la inteligencia sobre la ordenación del contenido.

2) Tu primo no te recomendará necesariamente las mejores alternativas de hosting, dominio y gestor de contenidos que más te convenga. Sobre todo si tu primo no es informático o similiar y no se dedica de forma profesional a ello.

3) Tu primo no tendrá necesariamente conocimiento de edición de imágenes. Así pues cualquier imagen, fotografía o montaje gráfico lo tendrás que generar tú a menos que tu primo sí tenga conocimientos de diseño gráfico y esté dispuesto a trabajar las imágenes de tu web.

4) Tu primo no se dedica necesariamente al diseño de webs de manera profesional. Esto puede generar situaciones en las que ante una necesidad tuya, para tu empresa, no haya una respuesta profesional.

5) La confianza da asco. Tu primo, que es de la familia, no tendrá necesariamente la necesidad de dar un servicio rápido, eficaz y eficiente. Ni en el proceso de preparación de la web, ni después de tenerla ya operativa.

6) Tu primo no será necesariamente un experto en posicionar en buscadores tu página web. Por tanto no habilitará la web para que esté perfectamente preparada para optimizar el posicionamiento en Google y otros buscadores.

7) Tu primo no será necesariamente un experto en marketing y comunicación. Por tanto no te ayudará a transmitir correctamente los valores de tu empresa y a encarrilar al usuario a que ejecute las acciones que a tu empresa le interesen y resulten prioritarias.

8) Tu primo no tendrá necesariamente la motivación de hacerte una web que tú puedas auto gestionar de forma autónoma. Más bien, los criterios para realizar la web serán los de su propio conocimiento. Posteriormente cuando necesites realizar cambios, la disponibilidad de tu primo será una incógnita.

9) Tu primo no será necesariamente un experto en usabilidad. La usabilidad garantiza que la web sea fácil de usar y que la información sea accesible de forma óptima.

10) Tu primo no tendrá necesariamente la motivación de diseñar una web que pueda evolucionar fácilmente y añadir funcionalidad en un futuro cercano sin necesidad de crear otra web de cero.

Así pues, cuando te estés planteando hacer una web para tu empresa o negocio, será mucho mejor que acudas a un profesional o bien que, si el presupuesto te limita, intentes lanzarte a la aventura de hacerlo tú mismo en plataformas que te lo ponen fácil como Wix, Blogger o WordPress.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail